La Ley Procesal

Establece las formas o modos de hacer práctica la observancia de un derecho subjetivo cuando éste ha sido perturbado. Es decir, disciplina las actividades del estado y del ciudadano encaminadas a la finalidad común de impartir y obtener justicia.