Principios de los contratos administrativos:

Principio de legalidad: de acuerdo con este principio, toda la actividad de la administración pública queda sometida a la a ley y esto no escapa de los contratos. De acuerdo a este principio todo contrato debe de basarse en una norma jurídica vigente, sea administrativa o civil, o basada en los principios generales del derecho.
Principio de interés público: en la contratación administrativa el interés público prevalece sobre el interés privado, lo que obliga a que tenga como fundamento el bien común.
Principio de la autonomía de la voluntad: equivale a la capacidad que se reconoce en la prestación de los servicios, y su ámbito es limitado hasta que lesiona el orden público.