condiciones para que el derecho sea seguro

Que el derecho este expresado en leyes.
Que la aplicación del derecho se haga sobre la base de hechos y no en juicios de valor, tal es el caso de la buena fe y las buenas costumbres.
Que se base en hechos que, aunque no necesariamente concuerden con la realidad, permiten darle certidumbre a una circunstancia.
El derecho no debe estar sujeto a cambios constantes.