Error doble

si ambas partes incurrieren en error sobre el motivo determinante de la contratación, ese error doble determinaría la inexistencia del consentimiento, y por lo tanto no habría un contrato anulable por error ya que sería nulo absolutamente por falta de un elemento esencial.