Para su validez el negocio jurídico requiere

1.    Capacidad legal del sujeto que declara su voluntad
2.    Consentimiento que no adolezca de vicio
3.    Que el objeto sea lícito (el objeto de dar, hacer o no hacer).