Condiciones necesarias para que se dé el silencio administrativo

1.- que la administración pública deba legalmente hacer o resolver algo
2.- que se encuentre un plazo fijado en la ley o reglamento y que el mismo transcurra sin que la administración se pronuncie o actúe, independientemente que exista o no un procedimiento administrativo.