licencias, autorizaciones o permisos de policía.

Son actos de la administración que permiten el ejercicio de los derechos que establece la ley a favor de los particulares, pero bajo reglamentación. No crean derechos, sólo eliminan los obstáculos para que los interesados puedan ejercer sus derechos, dentro de límites para no afectar el interés general. Estas licencias no pueden ser objeto de cesión, sucesión hereditaria ni donación. Ejemplo: licencias de conducir.